No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



miércoles, 19 de diciembre de 2012

Deshojando margaritas.


era linda piba, estaba sentada en un banquito de plaza, deshojando margaritas con la angustia de quién tiene que decidir entre dos cosas.
Retiraba un pétalo y afirmaba: “Me casaré por amor”, luego retiraba otro y se corregía: “Me casaré por interés”, así sucesivamente.
Me dio pena, demasiada,sí; me invadió ese animal absurdo de lentes que come zanahorias crudas. Entonces me le acerqué y me permití darle un consejo.
-Discúlpeme, pero si tiene que decidir entre dos cosas; le conviene tirar una moneda. Deshojar margaritas es muy lindo como imagen poética pero es agresivo contra la naturaleza. Es lento y requiere mucha atención. ¿Pensó en la cantidad de margaritas que arrancan por año las damas dudosas? ¿Pensó en la cantidad de tiempo que se pierde entre la duda y la acción?
Luego me fui, con pasos de murga. Creo que ella se enojó y me insultó, imposible no poner aquella cara y no desearme otra cosa más que una lluvia de soretes de punta. Suele pasarme, aún no comprendo si es la forma o el contenido de lo que digo, pero sostengo que son ellas las que me malinterpretan.
El amor es una mierda y mucho peor es la duda, en cambio el azar…ah…eso es lo único que me puede salvar... 

Publicar un comentario