No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



domingo, 3 de abril de 2011

Almendras.


"Cuando en marzo truena, cosecha la almendra" Refrán español.

"Da Dios almendras, a quien no tiene muelas" Refran español.

"El que se rompe los dientes con la cáscara raramente come la almendra" Proverbio alemán.



.......yo, por mi parte, me conformaría, con una mujer que me diera de comer ¡almendras! Que me despierte, y ella ahí, llenándome la boca de almendras, casi ahogándome. Que un mediodía de verano, con el calor angustiándome la boca, y transpirándome la espalda, me cargue las manos de almendras, ásperas y marrones, preferiblemente sin cáscaras. Y merendemos juntos, almendras con cáscara, porque si ha de haber algún esfuerzo en esto, que sea eso: descascarar almendras. Que en la cena, me disperse platos y platitos de almendras: enteras, trituradas, mordidas, con cáscara....

Yo confió en la gente que vive así, comiendo almendras a mansalva, y desconfío, fuertemente, de los ineptos que se dedican a comer y convidar nueces. Y viven así, comiendo muchas nueces, para no escuchar nunca un ruido….
Publicar un comentario