No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



jueves, 13 de noviembre de 2014

Hay dos formas de ser infeliz; abriendo los ojos y manteniéndolos cerrados. 
Las dos funcionan de la misma forma. 

Defensa Nicolino.

Algo parecido debía pasar por la cabeza de Nicolino Locche poniendo la cara para recibir el golpe. Pero Nicolino sabía lo que venía, era una serpiente despierta. Hacía trampa, ponía la carita porque sabía cómo esquivar el golpe, le mostraba la jeta al otro, lo desafiaba, le mostraba el objetivo y después todo era una curva de músculos cambiando de lugar y posición. No lo iban a agarrar tan fácil, no. Se corcoveaba generando ira. La guardia baja no es para cualquiera, la defensa de Nicolino.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Feliz cumple.

Me voy a buscar el auto. Camino por Guemes, llego a la esquina de Malabia y cruzo. Como la vereda está en reparación, la mitad está ocupada por unas vallas. Una parejita joven, van tambaleando. Ella habla fuerte y canta, él toma cervecita de una lata. Malditos modernosos. Calculo; tengo unos treinta metros para caminar por la calle y un auto viene de frente. Podría llegar hasta la vereda y tener que hacerles de cortejo, a lo mejor soportar que me pidan un cigarrillo y después fuego.
Decido, si voy por la calle y me tiro contra el cordón el del auto no tiene chances de dármela. Es la mejor opción para evadirlos. Pero…a mitad del camino la piba me mira…
-Señor, señor (y me hago cargo); una sonrisa, a ver una sonrisa.
Sonrió. (Soy fácil).
-Esa. ¡Qué linda sonrisa! - Me festeja ella que debe estar a mitad de camino de los treinta y yo soy, aún, más fácil. La evasión fracasa, me resigno y por las dudas pienso en qué bolsillo tengo cada cosa: billetera, plata (que no va dentro de la billetera, porque ésta sirve para guardar solo los documentos y otros relicarios como preservativos viejos, papelitos y tarjetitas).
-¿Hasta dónde va señor?
-Para allá- señalo hacia adelante.
-Nosotros también, podemos ir juntos. ¿Lo puedo agarrar del brazo? (Me agarra, y yo; fácil). ¿Le puedo cantar?
Ella no espera, me canta una canción rara. Rima bien, rima fuerte. Sigo sonriendo. El pibe atrás. Cada tanto pienso en qué bolsillo tengo cada cosa. Le pregunto de quién es la canción y me dice que es de ella y sigue cantando.
Llegamos a la esquina y la canción se interrumpe por el olor a paty grasoso para taxistas de la panchería de Armenia y Guemes.
-¡Qué olor a paty!
Ella me mira, ¿estará borracha, fumada o será siempre así? En esa esquina nuestros caminos de separan, yo me tengo que ir para el lado de Santa Fé y ellos para el lado de Charcas.
-Señor, gracias por escuchar mi canción. ¿Dónde vive usted? Porque yo vivo ahí nomás, ¿no seremos vecinos?
-Sí, acá nomás, sobre Scalabrini.
-Uh…se me desataron los cordones…
-Bueno, eso se arregla fácil, los atás y listo.
La miro. Me mira. No me voy agachar, pienso. No, no no. Pero sí, me agacho y le ato los cordones; porque lo importante es la historia, la anécdota. Por eso, y porque soy fácil.
-Gracias señor, gracias. ¿¡Dónde está Teddy!? – Teddy, el pibe, ya cruzó – Ahí está. Gracias señor, buenas noches…
Se va. Yo sigo mi camino.
Me rió. Me vuelvo a reir…
No quiero pensar…
¡¿Ustedes se dieron cuenta?!
La piba no me tuteó…y encima me dijo señor...muchas veces…muchas…demasiadas.
En fin, estás grande Estebitan, pero qué fácil Dios, qué fácil.

¡Aguante todo y feliz cumple Estebitan!

lunes, 11 de agosto de 2014

Pacientes.

          Sospecho que la vida está llena chistes, de simbolismos, de obstáculos absurdos. Te sientan en una sala llena de revistas, con olor a remedio y te juntan con otros tipos que se sienten como vos: mal. Como si alguien quisiera que aprendas a compartir, en ese momento en el que cada uno quiere hablar de sí mismo. ¿Será por eso qué se les dice “pacientes”? Como si fuese una burla. Paciente deriva del latín: patiens, sufrido. Es el que sufre, el que espera. La vida se nos pasa esperando que nos atiendan, que nos escuchen, que nos presten atención. La vida se nos pasa mientras el tiempo se nos monta encima, aprisionándonos...

jueves, 3 de julio de 2014

Pasado pisado.

De chico pensaba raro, pensaba que el mundo se detenía cuando no lo miraba, que se quedaba quieto, esperando, como una fotografía. ¿Había mundo antes de mí? ¿Había algo? ¿Algo que me importaría?Historia. El pasado es el lugar más infame, más cruel, porque nunca es posible volver. El pasado es, también, un animal peligroso. Uno se acerca sin saber, sin conocerlo, se deja acariciar, hasta te pasa la lengua por las manos, pero de pronto uno hace un movimiento raro, le revuelve el pelo, lo quiere cambiar lugar, jugar a hacerlo propio y te responde con los dientes en punta.

lunes, 16 de junio de 2014

Capriccio.

Adrenalina amigos; eso. Estrenar las venas nuevas, pulsionar lo nuevo. Darle un nombre a las acciones sin saber qué puede pasar. Decidir sobre el carretel, sin tener demasiado tiempo para nada. Pensar es un capricho posmoderno. Antes todo era impulso. Salir a la caza, conseguir el alimento, guiarse por las estrellas. El instinto, todo empezaba y terminaba allí, en lo gutural, en la pulsión interna, visceral. Todo era emoción, nada racional.

sábado, 7 de junio de 2014

Marimé.

   Un gitano en un descampado. El viento le despeina los cabellos. Se agarra los pelos con violencia, con vergüenza, para tapar los lugares pocos poblados. Lleva la camisita abierta, blanca con pintas grises, de solapas anchas. Abre los brazos. Mucho viento. Tiene dos atados de Melbourne, y un paquetito casi vacío de fósforos.
    Abre el paquetito y cuenta cuatro.


Ismael: Lumbre. ¿Quién tiene lumbre? Luz que rompe oscuridad. Tengo los pulmones limpios de tan poco fumar. Limpios; como mi sangre; pura; wuzho. No me mezclo, soy cepa pura. Sangre que es limpia, por única. (Intenta encender un fósforo, la combustión se inicia pero apenas pasa a la madera, el viento la vence).  Marimé. (Intenta encender otro fósforo, mismo caso). Siempre intentando, fallar y fallar y huir. Siempre huir. (Intenta con el tercero).  Gitano que no fuma; gitano marimé. Viento que despeina. (Intenta con el último y se rompe al medio). Madera insípida. Viento pulgoso, trae coplas de gauchos, de criollos; sangre sucia. ¿Qué querés? La palabra lo es todo, ¿qué querés? ¿Llevártelas? Entre gitanos la palabra es todo, lo escrito se vuela, no vale nada…nada…Porque está lo puro y lo que no. Está lo blanco y lo negro; y está bien. Porque está el fuego que quema y el agua que apaga. El sol y la luna. Lo que es, y lo que no.

martes, 29 de abril de 2014

Correr.

Correr, pero correr perdiéndose. Si en definitiva, te estás mitiendo un poquito, si no sabés qué va a pasar, primero un pie se despega del piso y se eleva la rodilla, doblándose para endererarze al volver al piso. Impulsarse para dejarla atrás y repetir. La receta suena fácil. Lo que debería sorprendernos es no pensar en ella, repetir los pasos sin pensar demasiado. No importa qué pie va adelante, no importa que pie queda atrás. Pero la cabeza, coctelera de ideas, va solita, uniendo los hilitos perdidos, las imágenes sueltas, espiando en las puertas mal cerradas para crear. Crear, mi amigo, destruir, abstenecerse de todo eso que te brinda lo objetivo para tamizarlo y convertirlo en algo nuevo. Estrenarlo entre neuronas usadas, como si fuese una ironía. Y lo importante; mover las piernitas, primero una y luego la otra, elogiándola la relatividad. Lo que queda atrás vuelve adelante, como un metáfora, como la vida misma, reacomodándose. 

viernes, 4 de abril de 2014

Hoja seca.

Esta hoja seca sobre el piso es un simulacro de otoño,
Hoja en blanco, detenida como hielo en ruta provincial
Hoja seca, maldita y esquiva. Hoja muerta simulando
La señora en camioneta no sospecha nada del otoño
Porque no puede ni quiere ver más allá de su nariz,
Pobre señora, pobre camioneta, pobres hojas muertas
Luchan sin fuerza, escriben sin lapiz, viven sin aire
Proyecto de silencio que se rompe con el ruido
De los escape, del río, de las palabras en braile,
La señora en camioneta no sabe nada de las hojas

Pero las hojas saben todo de ella y su camioneta.

sábado, 8 de marzo de 2014

Tríptico.

I
Un día
Tu hijo preguntará por mí
Te asustarás.
Hablarás a mi sombra.
De mi espada
De mi inocencia
Me pondrás un nombre cobarde
Uno sin flores.
Te harás la tonta
Como quién no comprende la realidad
Pero la realidad,
puñado de espinas,
siempre lleva razón.
Te harás la tonta,
Pero él lo sabrá
Y armará la historia.

II
A la muerte le dedicamos
Una corona de flores muertas
Para conmemorar la vida
Curioso.
Yo,
A mis flores
(vivas)
 les dedico
este puñado de muertes
Que todas juntas
Arman mi corona de vida.


III
La verdad me pica las muelas
No quiero que me vean llorar
Pero no me escondo
Aún estoy libre de espinas.

lunes, 10 de febrero de 2014

Volveré a morir.

Algún día volveré a morir.
Digo:
A andar sin el miedo seco 
nube de polvo y escombro
Me sacaré de los hombros
El fuego, el barro, el juego
Volveré a morir hermoso
Colmaré de vida la danza
El vientre, la infancia, todo
Tus ojos besarán mi panza
Disconforme de migajas
Cantaré, reiré sin pausa.

Volveré a morir, lo sé.
Será de nuevo lo mismo.
Propongo:
El mismo cuerpo postrado
La misma guerra perdida
El mismo sueño soñado
La misma guerra vivida.
Las armas a mi costado
La misma lluvia caída
Lo mismo, o parecido
La muerte viva a mi lado
El amor que me habita
Mi alrededor ha muerto.

Volveré a morir, lo sé
Lo siento en mi coraza
En este esqueleto falso
En esta cárcel barata
Sobre la piel cansada
La muerte será certeza
Será condena sobre mí.

Moriré, sí, es así, pero:
Moriré hermoso y pleno
Y mis ojos serán tuyos
Dueños de está muerte
Que deseo, que anhelo
Solo en la muerte veré
Lo que hice, lo que fue.
Una flor que despierta
Una piedra movediza
Una nube que alimenta
Una calma escurridiza.

Moriremos juntos, lo sé
Muerte obsesiva y bella
Porque solo somos eso
Somos solos buscando
Rompiendo el silencio
Adivinando el tiempo
Habitando rosas rojas
que mueren siempre
por la misma razón.


Fotos: http://batania.blogspot.com.ar/

viernes, 31 de enero de 2014

Pescaditos de vaca empanados.

           Ahora Flor lo acompañaría a la cocina, pensó, y entre el perfume del aceite del horno, el vino y el tabaco se besarían bajo la luz de una lámpara de bajo consumo. Y todo sería dulce y armonioso como una melodía de Chopin. Y él le pulsaría las costillas con la sorpresiva inocencia de un niño que descubre el sonido de las teclas de un piano. A lo mejor le doblaría los breteles hacia abajo e intentaría torpemente bajarle el vestido, mientras ella soltaba una risa de amor contenida. Y él le besaría la nariz y luego, cansado, intentaría sacarle el vestidito por encima de su cabeza, mientras todo se volvería torpe como un tropiezo de elefante. Y ahí, la luna, curiosa y miedosa, le tomaría las manos y se las llevaría hacia sus tetas. Y dos cuerpos desnudos serían uno, mientras las milanesas se quemaban...

viernes, 24 de enero de 2014

Hoy la boca te olía a pasto…
Pero a pasto de malvones.
Sabía a flores, 
a flores vivas..
Flores plantadas..
Pero lo más lindo, 
No era la imitación de flores
Sino, que eran flores que conocía.

sábado, 18 de enero de 2014

Exacto.

Una excusa, 
una vela encendida.
Un orden, 
una camisa planchada.
Un recuerdo,
el celeste entrecerrándose.
La gloria,
el momento exacto.
Una exactitud,
Nada, nada, nada.
Nada es exacto.

martes, 14 de enero de 2014

¿Qué voy a decir?
Lo de siempre.
¿Qué voy a admitir?
Lo que nunca.

viernes, 10 de enero de 2014

Eso.

Es eso;
La baldosa puesta al revés.
Un ladrillo cortado.
El paquete de cigarros boca abajo.
El plato con la rajadura.
¡Se entiende!
Es eso;
La mancha en la pared blanca
pero también la pared sin mancha
Un vestido blanco sin arrugas.
Y la arruga de uno negro.
Es eso;
La línea que no subraya.
Porque todo es igual;
excepto eso.
¿Comprenden?
Les escribo de algo grande.
De algo diferente.
De algo que no encaja.
Les hablo de eso.
Malditos cobardes.


lunes, 6 de enero de 2014

Divina Comedia.

(...) Julio mariquita, maricón, atolondrado. Devora a Cortázar y se aterra con la dulzura de Galeano. Mundo cruel, desatinado. Se usa la Divina Comedia para nivelar la mesa y se toma el amor como un curso acelerado.
(...)

PD: No todo sirve para todo. 
PD II: Más desperdiciado que usar la Divina Comedia para nivelar la mesa.