No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



miércoles, 8 de mayo de 2013

Alejarosas


Tuve el hábito de poseer,
tuve un fuego, un elixir, 
un alma caída y una muerte
un sueño, el azar y la suerte.
Un amor, una ciudad, 
un inventario de rosas
un tormento de cosas
el saber sin habilidad.
Nunca abandoné, 
porque no supe poseer;
el abandono, el desinterés,
la causa perdida, 
las serpientes,
Fui sombra de una sombra
comí sin dientes, 
el sol burló mi frente
Fui sombra de una sombra,
dentro de un espacio oscuro
Un elogio al silencio.
Un camino sin rumbo.
Porque no poseí con las manos
no me llené los bolsillos con nada
no supe repartir cuando sobraba
ni guardar para mañana.
Poseí, habité el momento,
pero con falsa esperanza
de creer en lo que crece
en la ausencia del karma.
Poseí el tiempo, 
como se posee algo 
que se agota
y no se renueva
que muere y se descompone
que tiembla y olvida.
¿Quién no rompió el tallo, 
de una rosa rebelde,
y la guardó,
la alejó sin sutileza,
de su lugar,
de su presente,
y descubrió que la muerte
es eso; 
alejar rosas?
Publicar un comentario