No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



sábado, 8 de marzo de 2014

Tríptico.

I
Un día
Tu hijo preguntará por mí
Te asustarás.
Hablarás a mi sombra.
De mi espada
De mi inocencia
Me pondrás un nombre cobarde
Uno sin flores.
Te harás la tonta
Como quién no comprende la realidad
Pero la realidad,
puñado de espinas,
siempre lleva razón.
Te harás la tonta,
Pero él lo sabrá
Y armará la historia.

II
A la muerte le dedicamos
Una corona de flores muertas
Para conmemorar la vida
Curioso.
Yo,
A mis flores
(vivas)
 les dedico
este puñado de muertes
Que todas juntas
Arman mi corona de vida.


III
La verdad me pica las muelas
No quiero que me vean llorar
Pero no me escondo
Aún estoy libre de espinas.
Publicar un comentario