No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



lunes, 14 de septiembre de 2009

La voz desnuda

Sólo necesito la voz. La voz me dice todo lo que necesito saber en un primer instante. La calidez, el tono, las palabras, como conjuga los verbos. La voz desnuda, la voz me arrebata la mente de adjetivos: Dulce, tramposa, tonta, inteligente, arrogante, egocentrista, necia, absurda, graciosa, desabrida, contagiosa, cariñosa. La voz no oculta misterios, los destapa.
Cualquier cosa que uno pueda ser, puede ocultarlo de mil formas, pero es imposible dismularlo en la voz. No hay que mirar a las personas, hay que escucharlas, pero no lo que dicen, hay que escuchar su voz.
Publicar un comentario