No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



martes, 18 de mayo de 2010

Declaración de guerra a la burocracia mental.

¡Estoy harto! Harto de que cada palabrita bailotee en mi cabeza, salte de psinapsis en psinapsis, haga equilibrio de neurona en mi hemisferio derecho y recien ahí, se disponga, se acerque a la lengua……..harto de que cada impulso, necesite la aprobación de la gerencia de ubicación en tiempo y forma de mi decencia…..cansado de que cada grito requiera el visto bueno de mi lóbulo frontal, el apoyo de mi cerebelo y el silencio de mi panza…..atormentado de la recepcionista de mis dialogos que detiene todas las palabras hasta que procesar lo que escucho……hinchado las pelotas que mis manos requieran el permiso de la supervisión de control interno de moral…me tienen podrido de que la comisión de discreción se meta en mis ganas de decir la verdad, de necesitar la nota de aprobación de mi futuro para mandar a alguien a la mismisima mierda, ….me tienen harto, ustedes, todos, ustedes: Malditos burócratas mentales!!!
Yo quisiera ir asi por el mundo,
¡viseral!
¡abisal!
¡mirando tetas!
¡tocando culos (si es que son lindos culos)!
¡Escupiendo verboides!
¡Revolucionando la revolución!

¡Si señor! ¡Me tienen hartamente harto!! Asi que: ¡O me drogan o me hacen caso!
Publicar un comentario