No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



jueves, 20 de mayo de 2010

Declaración de guerra a la industria farmacèutica.

Creìa que las pastillas anticonceptivas, servían para no fijar conceptos........para tener la mente libre todo el tiempo......que desilución......habiendo pastillas para todo:
Para ser felices.
Para no soñar.
Para no deprimirse.
Para deprimirse.
Para calmar dolores.
Para parar el pito.
Para dormir.
Para no dormir.
Para el dolor de cabeza.
He decidido declararle la guerra a la industria farmaceutica hasta que no se dignen a desarrollar drogas que realmente nos mejoren la vida. Lo que nos enferma no tiene nada que ver con los virus o bacterias.
Malditos farmaceuticos, denme algo que me haga vivir cada día como si fuera el primero. ¡Qué me permita ver el sol como si fuera la primera vez que lo veo!
Publicar un comentario