No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



jueves, 14 de marzo de 2013

Carta de Paula bajo el adorno de la mesa del living.


Me fui, pero no solo me fui, quiero que sepan que me fui y me llevé todo aunque, como luego comprenderán, este “todo” que invoco solo es lo que entra en una maleta (por cierto, me llevo la maleta Diego).
Sería interesante que comprendan lo que hallarán en el baño. No lo tenía pensando, no seguí ningún plan, no tracé mapas, no realicé esquemas sinópticos ni diagramas. Simplemente me sentí una bailatriz (sé que se dice bailarina, pero adoro tomarme algunas licencias), y seguí una coreografía maldita, cruel, improvisada, silbada por una serpiente bailando en el séptimo círculo del infierno del Dante. Por unos minutos fui la Ira misma, mientras corrompía el orden del lugar, que es para lo que sirve ella. Tiré el lavamanos, desarmé la cadena, arranqué la tapa del inodoro, voltié el bidet, doblé la canilla de la bañadera, vacié los frascos de medicinas en el suelo, partí veintitrés azulejos, esparcí la pasta de dientes por las paredes, estallé el espejos, pasé los cepillos de dientes por los zócalos y lo más importante: Tiré contra el piso todos los frascos de perfumes y colonias de mamá.
Díganle a mamá que me he ido y agreguen que no volveré. Supongo que ella ha de morir un poco, porque así sucede; no volver a ver a una hija es morir un poco. Si le sirve de consuelo (tonto, como todos los consuelos) díganle que yo también…
Publicar un comentario