No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



miércoles, 13 de noviembre de 2013

Una de cieguitos...

Me miro al espejo. Tengo los ojos deformados, el párpado derecho está hinchado y parece un poco más cerrado. ¿Solo una percepción mía? ¿Solo yo puedo verlo? ¿El resto de la gente, (vulgar, común, repetida, usada, copia gastada) no lo puede ver? Dudo, entonces, lo dudo. 
Lo que veo. La realidad. Veo la realidad. La realidad que veo. Solo lo que veo. Lo que veo solo, solamente. ¿Cuál es la realidad de los ciegos entonces? No ver. Nada que ver. Entonces todo es lo que pasa por las manos, porque ser ciego no puede ser no ver, tiene que ser ver con las manos.
Publicar un comentario