No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



jueves, 24 de marzo de 2011

Joaquin y Violeta.

¿Los defenderé a capa y espada?
¿O con la fuercita de la palabra?
¿Usaré mis armas a mansalva?
¿O les enseñaré a usar sus armas?
¿Les pintaré un mundo livianito?
¿Donde rojo sólo sea color carmil?
¿O que lo descubran en el camino?
¿El color de la sangre y el del vino?
Y solamente lo digo por decirlo.
Apenas entiendo cual es mi meta.
Ni tan aprendido, ni tan maestro.
¿Qué hacer con Joaquin y Violeta?
Publicar un comentario