No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



viernes, 22 de junio de 2012

Alicia y las preguntas.


Habrá otras soluciones pensó Alicia, agazapada en la cama. Habrá otros mundos, otras canciones, pájaros que vuelan de otra forma.
Pero se aburría, y miraba el techo. Se preguntaba cosas luego.
¿Qué harán los techos cuando se aburren? ¿Miraran personas?
¿Habrá estrellas paranoicas que se sienten perseguidas por los soñadores?
¿La luna escribe poemas sobre poetas?
¿Es posible que un día se acaben las distintas combinaciones de sílabas que componen el universo de los sonetos? ¿Nos encontraremos ahí en el fin poético del Universo? ¿O haremos trampas inventando letras nuevas?
¿Cuándo alguien hace un truco de magia, llora un defensor del realismo?
¿Decir “sentimientos encontrados”, es lo mismo que “encontrar sentimientos”?
Las preguntas cuelgan del techo. Alicia: Vivir es algo que sucede. Un hecho involuntario, si uno no pone atención.
Publicar un comentario