No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



domingo, 22 de julio de 2012

T.O.C. II


Camina desnudando al misterio, dejándolo como una pareja sorprendida en plena acción romántica bajo un puente por una manada de turista. Cualquiera adivina qué está haciendo. Camina eludiendo las líneas de las baldosas. Por loco, por loquito. Le pasan las señoras a su lado y lo miran raro, le miran los pies machucados de bailarina de asfalto que se desforman y amoldan a un trayecto poco claro que se improvisa paso tras paso.
Hasta aquí la versión oficial, la que se presenta en las tapas de los diarios que la gente lee para evitar poner atención al mundo, para convencerse de que la realidad es una partecita, es el té sin el saquito que se seca al costado. Aquellas que ignoran la labor de Rolando, o en su defecto, lo tildan de loquito. Rolando evita las líneas de las baldosas porque supone reacciones terribles si acaso él las tocara.
Rolando cree que a cada línea de baldosa que toca una peca deja de alunar una cara, un bichito de luz apaga su culo, las enredaderas se ponen lisas, las metáforas se escriben con signos de pregunta, un poeta se vuelve político, o un economista utiliza la ley de la oferta y la demanda para explicar la pobreza.
Este mundo está sostenido por pequeñas acciones, pequeñas manías, pequeños sueños, de tipos que pasan desapercibidos o que muchos tildan de gente rara. Incluso de aquellos que cuentan las palabras de este texto, y si es un número par, suspiran aliviados…
Publicar un comentario