No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



jueves, 12 de abril de 2012

Alicia y la luz.

La cuadra había pasado tres días sin luz.
Era tarde, muy tarde, pasada la medianoche y Alicia leía Verano y Humo de Tennesee Williams alumbrándose con una linterna. Y entre las voces de John y Alma, escuchó los gritos de alegría de sus vecinos.
-¡Volvió la luz!
Alicia se levantó y fue hasta la habitación de sus padres, encendió la luz y gritó con alegría.
-¡Volvió la luz!
Los padres se movieron lentamente, abrieron los ojos pegados de sueño y ante la luz eléctrica sonrieron.
-¡Ah! ¡Volvió la luz!...bueno…apagala y anda a dormir Alicia.
A veces el mundo no está dispuesto a festejar las pequeñas cosas.
Publicar un comentario