No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



miércoles, 11 de abril de 2012

Cosas de barrio II.

Alguna vez le conté a Gustavo acerca de Alberto y esta novedad que me salude con besos y abrazos. No porque me de asco o me ponga en una situación de sexualidad incomoda, sino porque me llama la atención. 
Él dice que cuando uno se pone grande acentúa lo que fue durante su vida. Qué si uno fue mala persona, de grande es peor y si era cariñoso, se pone más cariñoso.
Concha. A lo mejor nunca es tarde hasta que es, definitivamente tarde.
Publicar un comentario