No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



viernes, 24 de febrero de 2012

El amor en tiempos de diarios.

Mudémonos juntos, – dijo ella – es sentido común. ¿Te das cuenta la plata que nos ahorraríamos? Viajes, Comidas. Pagaríamos un solo alquiler. Compraríamos un solo diario.
¿Y qué diario compraríamos?- preguntó, contagiado por una sonrisa.
¡Clarín! – respondió.
Se separaron, en ese mismo instante. A partir de ahí, se negaron, se ignoraron, se desconocieron, para siempre, por siempre.
El sentido común sirve para otras cosas. Es amor, o nada.


Publicar un comentario