No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



domingo, 11 de septiembre de 2011

Las comuniones.

Me descubrí. Estuve en los aires. Arriesgado. Me detuvo el tiempo en una foto. En una imagen. Cruda. Pegada, sostenida por hilos, invisibles. ¿Sabes? Hay manitos que nos sostiene.
Los ojos tienen alma propia. Ven disfraces donde no hay, o ven las cosas, simples, como son.
Vi una foto, la misma foto. Desde el mismo balcón. Años para atrás o para adelante, no importa, pero era igual. La casa tallada en piedra, que resistía. Y tú viste lo mismo. Viste la misma casa, con tus ojos. Pero era igual.
Vi, también, un barco, con nombre de mujer. Ana Carolina. No me importaron las historias de los pescadores, ni de la sal en el casco. Tampoco a vos. Nos importo el nombre.
¿Puede el río hacerse cargo de lo que hacen sus peces? Hoy vi dos fotos, diferentes, de dos partes del mundo, opuestas, vistas por otros ojos. Pero vieron lo mismo que los míos.
Y casualmente, también hoy, pase por una iglesia, y vi unos niños festejando su primera comunión. ¿Cómo se celebran las otras comuniones? ¿Acaso, cuando dos personas ven el mundo de una misma forma, no es una comunión? Hemos recibido al mundo de igual forma, sin saberlo, y pienso, ¿cuantas otras comuniones me estoy perdiendo? ¿de cuantas comuniones he formado parte, en silencio, sin saberlo?
El pecho me late de dudas, me inunda la causa conjunta, y un fueguito interno que me dice, bajito, que no estamos tan solos, sólo andamos desencontrados. Sólo andamos, para encontrarnos.
Celebremos las comuniones de ojos, mientras sostengo el mundo para que le des un pincelazo.
Publicar un comentario