No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



domingo, 17 de enero de 2010

Instrucciones para cazar una babosa.

Lo importante es perder la calma en el momento exacto. Si esperamos demasiado la babosa se va y si nos apuramos, la babosa aùn no llego.
Las babosas van a su ritmo, y este es único para cada babosa, sin importar que hablemos de babosas tercas, grises, azules, esponjosas, profundas, trabajosas, mezquinas, límpidas, adornadas, simples, o embusteras.
El ritmo de la babosa se aprende del espasmo gutural del pasto y debe seguir con el dedo índice de la mano más hábil.
Se debe adoptar la siguiente posición:
Las nalgas adormecidas.
La sonrisa amplia.
La espalda curvada.
Y una de las orejas debe estar tocando el hombro.
Una vez adoptada la posición, se debe comenzar a viborear el dedo índice siguiendo el ritmo indicado. Comenzar con leves amagues para chequear la reacción de la babosa y cuando se sienta plena confianza y deseo, realizar el movimiento de pinzas y ¡ZAS! Cazar a la babosa.
Publicar un comentario