No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



domingo, 5 de junio de 2011

Defensa de la propiedad privada.

Duerme tranquila,
Y serán tus pupilas las que despierten en las mías,
Será azul francia
El cielo que despierta cada uno de nuestros días.

Duerme silenciosa
Y despertaras en sabanas anchas, largas y rosas.
Sacude tus sueños,
Y disfrutaré ampliamente cada día en tu templo.

Mía,
Casi,
Casi como mía,
Guardare la esencia,
Comeré tus ropas,
Construiré palacios,
A orillas de ríos bravos,
Con armas de mi carne,
¡Te defenderé!
¡Maldito el que te toque!
¡Maldito el que se atreva!
¡Maldito el que te ataque!
¡Maldito el que se mueva!

Mía,
Casi,
Casi como mía,
Temblaras con mi nombre,
¡Si o si!
¡Cuando quieras te espero!

Publicar un comentario