No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



miércoles, 8 de junio de 2011

Que si sigues trabajando por el sueldo, vas a convertirte en un número, me decían mis amigos en el bar…tal vez no sea tan terrible, Pitágoras decía que todo es matemáticas, por lo tanto, todo es un número…pero vale, fíjate en que número te conviertes…es peligroso.


Piensa que eres, por ejemplo: un 1, y mirate, el 1 tiene poca superficie de apoyo; puede caerse fácil, lo mismo que un 4, que encima esta totalmente desbalanceado. El 7…bueno tal vez, si esta bien dibujado este bien balanceado. Piensa en un 2 que tiene una buena base, o un 8 que es simétrico…o uno de dos cifras, como para complementarte, o de tres. como te suena 619? A mi, bárbaro, mira ¡qué lindo que se lee! Y si lo giro se lee igual, en definitiva, es importante, que después de una vuelta, uno siga siendo el mismo.

Porque, cuando nos damos cuenta que somos números y númeritos, nos da por irnos a dar vueltas. Pero luego volvemos, y con un poco de resignación, aceptamos el número…bueno, a veces.

Un día conocí un tipo que era feliz de ser el número 396.124.982.124, yo estaría muy preocupado. Para empezar me cuesta leerlo, tanto punto tanto, que me molesta. Me molesta que me pongan los puntos. Es así, en la vida hay que estar dispuesto a aprender, pero no a que le den lecciones a uno.

Puta madre, en señal de protesta, voy a empezar a enumerar con letras. Ni mi novia va a hacerme cambiar de parecer, ni la número 1 ni la número 2, y que si me joden, me busco una número 3 que pase a ser número 2, para que la número 1 se ponga loca, y la número 2 se ponga a trabajar.
Publicar un comentario