No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



domingo, 26 de junio de 2011

Inauguración del miedo IX

Sentado en un pupitre, Matías tiembla. Empleo 130 horas para preparar el examen. Y tiene miedo, de tener que repetir esas 130 horas.

Mariano agarra el teléfono. Lo suelta. Lo vuelve agarrar, lo mira. Lo vuele a soltar. Espera, lo vuelve a mirar. Tiene miedo de llamarla. No sabe cual va a ser su respuesta.

Julieta tiembla bajo la frazada. La posibilidad de que esta noche ataque el hombre de la bolsa, le acelera el corazón.

Rodrigo mira el boletín, sus notas son muy bajas y cada paso que da a casa, suelta una lágrima, pensando en los gritos de su mamá.

Patricia no aparece, Ana, llora, sale a buscarla, llama por telefono, se desespera. El miedo de que le pueda haber pasado algo le congela la sangre.

Mariana se hace chiquita. Hace cinco minutos que esta esperando el colectivo en Lujan. La noche, los autos que pasan rápido, y la soledad de la parada, no le hacen ninguna gracia.

Parece mentira, pero al final, este mundo esta lleno de miedosos.
El miedo nos paraliza y nos moviliza. ¿Cuantas cosas hemos hecho por el miedo? ¿Y cuantas hemos hecho con miedo?
Publicar un comentario