No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



domingo, 3 de julio de 2011

Inauguración del miedo X

¿Que seríamos sin el miedo?

Las mujeres no acelerarían el paso en un callejón oscuro, los niños se portarían bien, cruzaríamos sin mirar la 9 de Julio, las películas de terror serían cómicas, Sthepen King escribiría cuentos para niños o sería un alcohólico que da clases en una escuela secundaria.

Las madres dormirían tranquilas los sábados a la noche, Marilyn Manson sería un pelotudo que canta canciones horribles (aún más que hoy en día) o un simple cuatro-ojos que se masturba mirando las cenizas de su abuela. La industria farmacéutica haría millones vendiendo pastillas para curar ataques de valentía, lo mismo que centenares de psicólogos y psiquíatras.

Las casas no tendrían rejas. Las alarmas serían inútiles, los perros serían sólo mascotas. No habría barrios privados, y las empresas de seguridad serían financieras. Los autos pasearían con las ventanillas bajas.

Para robar, los ladrones deberían matar o herir al no poder intimidar sus asaltados. Los patovicas de las discotecas andarían armados.

Los hombres se declararían a las mujeres. Las mujeres perderían la virginidad antes y dejarían a sus maridos golpeadores ante el primer puño en alto.

Los que tienen un trabajo que los entristece, lo dejarían.

Gracias a Dios, tenemos el miedo y tal vez exista para darle un poco de equilibrio a este mundo.

¿Qué seríamos sin el miedo? El mundo sería insoportable. Por suerte, aún se me retuerce el estomago al hablarle a una mujercita bella y pretendo que siga siendo así.
Publicar un comentario