No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



sábado, 30 de julio de 2011

Invocaciòn del sueño VI

Yo sueño con despertarme un día y ver algunos de mis sueños realizados. Poder vivir escribiendo, riendo, cantando. Poder tocar la guitarra hasta que se me gasten las yemas. Acostarme tarde después de haber compartido un vaso de whisky con alguien. Fumar y que no se me llene la garganta de moco. Alcanzar la gloria. La mundana, la que se hace humo. Ver la luna en Madrid, y el sol en Paris. Caminar como un alegre borrachin por Palermo, y despertarme sin resaca. Cantar y que una dama, hermosa, me aplauda, y nos creamos su aplauso, ella y yo.

Yo sueño con todo eso, pero no quiero que se me cumplan todos, tengo la sensación que eso más que sueño debe ser una pesadilla. ¿Cómo haría para acostarme cada noche con la seguridad de que no voy a soñar en nada ni nadie? ¿Puedo inventarme sueños nuevos a medida que pase el tiempo?
Publicar un comentario