No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



domingo, 10 de julio de 2011

Guiski.

Una foto es la mínima fracción de tiempo que existe. Es la posibilidad de perpetuar la belleza. La belleza que puede caber en la cabeza del alfiler, minúscula e impalpable.
Quien saca una foto, tiene una posibilidad, el tiempo es una canilla que gotea. Y en un abrir y cerrar del diafragma, la inmortalidad.
Y sin embargo, nos tapamos la cara con las manitos, temerosos y vergonzosos. Le tapamos el lente al momento. O, tal vez, nos subimos las medias en las fotos carnet.
En la inocencia del niño que le pedía a la estatua que sonría, o quién se tentaba de hacerle cosquillas al granadero, o le pedía a un pajarito inmovilidad. Ahí, hay belleza, porque ellos entienden la gracia.Hasta la idiotez es fotogénica. Pero siempre, existirá un tonto que pedirá que se borre una foto. Incapaz de sostener lo hecho, avergonzado.
Otros, nos pasaremos buscando repetir ese instante. O buscaremos los lugares donde sucedieron las fotos que vimos. Y, tal vez, descubramos, que todo fue habilidad del fotógrafo.
A partir de ahora, faltaremos el respeto de quien no soporte la perpetuidad del instante. Quien no sea capaz de salir en una foto….sonreí pelotudo, no ves que te estoy sacando una foto….




Publicar un comentario