No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



miércoles, 16 de noviembre de 2011

La trama del miedo II

He sentido miedo.
Miedo tonto, miedo de mierda, miedo romanticón, miedo absurdo, miedo miedoso. Miedo mieloso, pegajoso, torpe.
Me acostado con miedo, y se me ha desvanecido el miedo en el sueño, tal vez, se quedo dormido. Miedo cagón, miedo dormilón.
Me ha abordado, el miedo de liberación, el miedo de ser siempre igual. El miedo a no aprender, ni siquiera de este miedo con manos de dedos largos, larguísimos, y uñas que se enganchan en mi espalda. De este miedo feo, como una nota desafinada. De este miedo ordinario, que eruta en voz baja y se saca la comida de entre los dientes con un tenedor.
El miedo me mira, me hace burlas desde su máscara de gestos pelotudos. Y pensar que estaba seguro que a esta edad, nadie me iba a faltar el respeto.
¡Basta miedo! Me aburrís, con tu trama de miedo mierdoso.
Publicar un comentario