No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



lunes, 21 de noviembre de 2011

Ocho formas de arruinar el mundo. (Un poco).

  1. No ría, alguien lo hará por usted.
  2. Escupa para arriba, y córrase. Rápido.
  3. Quéjese, de todo, constantemente.
  4. Búrlese del esfuerzo de los otros. Usted podría hacerlo mejor si tuviese la oportunidad.
  5. No busque, esperé.
  6. Desanímese.
  7. Trabaje, sólo trabaje, solo.
  8. Desprecie.
Así gira el mundo, sin hacernos ver si lo arruinamos, o lo hacemos hermoso. El mundo es mudo, la voz del mundo no se escucha. Sólo Dios sabe que dice.
¿Y ese murmullito? ¿Esas quejas? Esas son nuestras, si el mundo se dedicase a quejarse, yo pediría asilo en otro planeta. Apenas puedo con las mías, y las que me convidan, como para andar poniéndole la oreja a una cosa de tierra y agua.
Muy complejo el mundo, con su movimiento de "roto"-traslación.....
Publicar un comentario