No deseo ser realista, pretendo escribir música pero con palabras, porque los recuerdos suceden con música. Tengo trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, pero no quisiera ser un prestidigitador común. Pese a todo, no he podido determinar, si quiero mostrarles la verdad con la apariencia de la ilusión, o por el contrario, la ilusión con la apariencia de la verdad.....las palabras me preceden, me sobrepasan. Tengo que tener cuidado: sino las cosas se dirán sin que yo las haya dicho. Así como un tapiz está hecho de tantos hilos que no puedo resignarme a seguir solo uno....mi enredo surge porque una historia está hecha de miles de historias....



sábado, 22 de octubre de 2011

La deseducación.

Yo quisiera ir por el mundo,
Así (como no voy)
Deseducado,
Para no pasar tan desapercibido
Para darle paso a una vieja
O no eructar en voz baja

Deseducado,
Para no confundirme,
Amor y matrimonio.
Para borrar lo que he aprendido;
Porque una mitad estaba mal,
Y la otra, un poco confundida

¡Desedúqueme señora!
Inviteme a arrancarle
Los algodones tontos,
Y dibujarle nubes en la espalda,
A mordizcos.

¡Desedúqueme señor!
Para que no intente negociarle
El pan y el vino
Desubiquémosnos
Juntos los dos.

¡Desedúqueme maestra!
Bórreme las letras bobas
Relléneme de poesía
Y mentiritas,
y cuentos.

Mienteme un mundo,
Que yo te lo creeré.
Donde me olvide
Lo que aprendí,
Mal aprendido.

Así va el mundo, sin preocuparse en deseducarme lo que aprendí, y que es tonto, tonto, tonto.
Publicar un comentario